martes, 24 de septiembre de 2013

Por siempre una extraña

Recientemente me he quejado de que algunas personas no me conocen lo suficiente, son mis amigos o mi familia y siguen quejándose de cosas sobre mi vida que siempre han sido iguales, sabes que detesto algo pero lo haces con más ganas, pero eso simplemente no es su culpa, al final ni yo me conozco.

Llevo 19 años y no tengo una imagen clara sobre mi, sigo sin saber sobre algo que ame tanto como para hacer que deje todo por ello.

Una vez escuché que la mejor forma de definir algo es diciendo qué no es, puede que aún no sepa qué soy pero si estoy segura de qué no (por eso de que es más fácil quejarme de algo que conseguir algo que me guste), no puedo ser deportista porque llevo la torpeza en la sangre y tengo cero disciplina, estudiar duramente tampoco (por lo mismo de la disciplina), eso de ver al mundo como lo mejor y salir siempre con una máscara de felicidad mucho menos, estoy muy segura de que la primera arruga que se me va a desarrollar es la de la frente por ser tan fácil de molestar y ahí caigo en lo mismo, no ver ese lado medio lleno los 365 días del año.

Siempre he admirado a ese tipo de personas que saben qué quieren, que tienen su vida planeada, qué escogen la carrera que es perfecta para ellos, del otro lado del mundo estamos los que son como yo, que no sabemos que queremos hacer, que las cosas van pasando y vamos viendo, hace un mes ni estaba segura de si mi carrera me gusta, siendo honesta ni puedo decidir qué ponerme en la mañana, cómo iba a poder entonces tomar una decisión de mi vida, además cómo decido algo sobre alguien de quien no se nada, es cómo hacerle un regalo a un desconocido, no es fácil.

El problema es que al final de nada vale que escriba lo que pienso en este blog, que ponga en Twitter mis quejas del mundo (si el problema no son ellos, soy yo), que quiera pelear con todos y luego quiera calmarme con horas de música, al final es lo mismo, seguir tratando de comprender a esta desconocida que no se cómo complacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario