viernes, 25 de octubre de 2013

Me niego a conformarme


Me niego a caer en ese grupo, me niego a ponerme esa etiqueta, simplemente no estoy de acuerdo con tener que aceptar las cosas porque así son. No quiero convertirme en una más del montón de "si está mal no podemos hacer nada al respecto", tampoco digo que soy una optimista en exceso y que pienso cambiar al mundo consiguiendo la paz mundial y acabando con el hambre de los niños, lo que digo es que si hay forma de mejorar las cosas, si hay una manera al menos un poco cerca de nuestras manos ¿por qué no hacerlo? ¿por qué dejar las cosas mal?

Me niego a ser otra de las que cree que los hombres no pueden ser fieles y que nosotras no podemos dejar de ser cuaimas, simplemente no quiero llegar a aceptar el prototipo que en algún momento puso la sociedad y que no hemos cambiado. Me niego a ser otro de los ciudadanos de este país que cree que ya no podemos salir del foso en el que nos caímos por accidente (o por nosotros mismos), no quiero ceder cada uno de mis derechos como si fuera algo normal que me toca hacer, no estoy de acuerdo.

No quiero conformarme con saber lo que sé, con los libros que he leído, con los seguidores de mi twitter ni con las visitas a mi blog, con el número de ciudades que conozco ni con la cantidad de fotos que he tomado en ellas, mucho menos con el número de bolígrafos en mi colección ni el número de metas alcanzadas, después de todo ¿por qué habría que hacerlo?

¿Por qué no cambiar para mejor lo que podamos? Estoy segura de que si nadie fuera conformista pues el mundo sería un lugar con más avances tecnológicos y medicinas, dudo que muchos de los científicos o inventores que admiramos hoy en día hayan logrado algo de haber dicho "voy a conformarme  con lo que hay en el mundo y no quiero inventar más nada". Dudo del mismo modo que los escritores de nuestras obras favoritas hayan decidido conformarse con el primer borrador, de haberlo hecho no nos habríamos enamorado de nuestros libros favoritos,  de sus personajes, sus vivencias y su facilidad para hacernos entrar en una historia que no es nuestra ¿se imaginan entonces más cosas buenas sólo por no conformarnos con el modo de ser incorrecto de algo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario