viernes, 4 de octubre de 2013

Por un día deja de ser tú

Toma vacaciones de ti, de él y de ellos. Por un día deja de ser tu misma, para ser otra persona, para probar cosas que nunca has hecho.

Por un día sal y camina bajo la lluvia sin la frivolidad de que se te va a dañar el cabello o el sentimiento responsable de que se seguro vas a enfermarte, tienes los demás días para ser como eres y preocuparte por ello o simplemente pasar el día en cama esperando curarte.

Sólo por hoy sal y no pienses en lo que digan de ti, o si siempre haces eso toma el día de hoy para escuchar a los demás, quizás aprendas algo nuevo.

Sal y decide que hoy va a ser un buen día para hacer todo lo que siempre has querido tratar y nunca has hecho por tiempo, o aquello que tanto te aterra, tampoco cometas intentos suicidas, la idea es que mañana sigas viva para seguir siendo quien realmente eres.

Almuerza sola o con aquellos con los que nunca almuerzas, cena lo que quieras sin pensar en la dieta. Sal a bailar toda la noche en tacones aunque no sepas bailar y te parezcan falsos esos zapatos para verte más alta. Si siempre lo haces entonces quédate en casa hoy, capaz sea un buen día para leer un libro o para comenzar a escribir uno, nunca se sabe.

Quizás confirmes tu teoría de que odias ciertas cosas, pero al menos ya vas a tener razones para que no te gusten, no sólo lo vas a decir por decirlo. Puede ser que mañana tengas un nuevo hobby o un nuevo amigo, capaz no, no se hacen amigos todos los días ni se consigue el amor a una disciplina por tratarlo una sola vez. Ahora sabes lo divertido o aburrido que es ser tú, capaz mañana despiertes y seas una mejor persona, capaz no. Lo que si es seguro es que algo aprendiste, no estoy muy segura de qué, pero siendo una persona diferente pudiste ampliar tu visión, ver cosas que siempre han estado ahí y que nunca habías visto, sólo por ese aprendizaje vale la pena al menos un día al año tomarte vacaciones y dejar quién eres guardado en un baúl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario